Área de Lenguaje – Disfemia y Foniatría

Disfemia o Tartamudez en la Infancia

La disfemia es un trastorno o dificultad en la fluidez del habla. Las causas de las disfemias o de la tartamudez infantil pueden ser conocidas o desconocidas, en general se considera que cualquier trastorno del lenguaje y de cualquier patología, se origina por multicausas, incluso cuando se localiza el trastorno como puede ser el síndrome de Down, una anomalía cromosómica, pero esa alteración numeraria de los cromosomas no nos indica la causa por la que se produjo la alteración (edad de la gestante, posibles errores en las divisiones celulares, etc).

En todo caso, si conocemos características que desarrollan o muestran un tipo de población con un trastorno determinado, y esas características son las que nos pueden ser útiles para ayudar terapéuticamente a los niños y eso en la práctica es lo fundamental.

La tartamudez es un trastorno del habla en el que el flujo rítmico se ve interrumpido por pausas, por repeticiones de palabras o sílabas, o frases, bloqueos al hablar, es un lenguaje disrítmico.

Al tartamudear aparecen otros comportamientos como puede ser tics, temblores en los labios, movimientos excesivos, sacudidas de cabeza o brazos, etc. que desaparecen cuando no se habla.

Durante la infancia y la adolescencia se producen con cierta frecuencia episodios de tartamudeo leve, que desaparece sin mayores repercusiones. Son momentos o periodos evolutivos en los que algunos autores consideran fases episódicas que pueden durar semanas, son niños que tienen tendencia a descontrolarse ante situaciones emocionales que les afectan, pero si no es crónico, mantiene periodos de habla normal, se considera que forma parte del desarrollo evolutivo, de la labilidad y de los cambios del desarrollo que pueden afectar a unos niños más que a otros.

Es imprescindible vigilar, sin presión, el curso del desarrollo del tartamudeo en esos niños ya que lo que no sabemos es cuales se cronificarán y cuales son pasajeros aunque duren un tiempo.

El tartamudeo evolutivo, como algunos autores le denominan, suele ocurrir en edad preescolar, entre los 2 y los 5 años, pueden darse varios episodios pero se combina con el habla normal, no es un tartamudeo prolongado, establecido y cronificado. Pero es necesario vigilar.

Es a partir de educación primaria cuando el tartamudeo, excepto en ocasiones específicas, que hasta un adulto sin problemas de lenguaje tartamudea, aunque puede que sea pasajero, dificulta la comunicación, el aprendizaje y el desarrollo personal de los niños que lo padecen. Es recomendable valorar, y asesorar a los padres y a los profesores, y si se considera necesario realizar intervenciones de apoyo o psicoterapia.

El tipo de tratamientos para el tartamudeo son diversos, y depende de la valoración y diagnóstico.

– Técnicas de relajación

– Técnicas de distracción

– Técnicas de modificación de la voz y del ritmo de la voz

– Técnicas de modificación de actitudes y sentimientos, como es la desensibilización.

– Técnicas de rehabilitación logopédica del lenguaje: enseñar a moderar la velocidad de la emisión de la voz, respiración, búsqueda de estrategias de utilizar palabras sencillas vocabulario y frases que permitan una mejor fluidez sin perjudicar la expresión verbal.

Los fármacos se utilizan en casos en que el nivel de ansiedad aumenta el tartamudeo, o en casos de trastornos asociados como puede ser la depresión.

Según la edad y las características del niño y la valoración y diagnóstico se recomiendan un tipo de técnicas o tratamiento para minimizar los efectos que produce el tartamudeo.

La terapia familiar se recomienda cuando existe problemas de organización y estructuración de roles en la familia y cuando la familia influye directa o indirectamente en los síntomas que producen el tartamudeo. Se trata de reducir los factores que mantienen o vitalizan el tartamudeo y aumentar los factores que amortiguan los efectos externos que favorecen tartamudear.

 

La Foniatría

Es la especialidad médica encargada de la prevención, diagnóstico y tratamiento de las alteraciones del lenguaje, el habla y la voz como vehículos de la comunicación verbal así como de los trastornos de la audición que inciden sobre ellas y de los trastornos de la deglución.
Combina conocimientos de disciplinas médicas (Otorrinolaringología, Rehabilitación y Medicina Física, Neurología, Psiquiatría, Pediatría, Odontología, Ortodoncia) y no médicas (Lingüística, Fonética, Acústica, Psicología, Pedagogía, Ciencias de la Comunicación, Ciencias del Comportamiento, Ciencias de la comunicación) para abordar de manera específica y diferenciada estos trastornos.

En sentido amplio es la especialidad médica dedicada a los trastornos de la comunicación desde una perspectiva rehabilitadora, no quirúrgica, centrada en el paciente y será complementaria a la aportada por otras especialidades médicas y no médicas.

La Patología de la Comunicación (lenguaje, habla, voz y audición) agrupa trastornos graves que pueden influir muy negativamente en el desarrollo infantil, en la calidad de vida del anciano y en la integración social y laboral del individuo.El enfoque foniátrico para conocer y tratar estos problemas debe de ser bio-psico-social.

Registra tus datos para coordinar una evaluación gratuita

12 + 12 =

¿NO HAS TENIDO RESULTADOS FAVORABLES ANTERIORMENTE?

Si vas llevando a tu familiar meses de terapias sin resultados, visítanos y solicita una evaluación gratuita. Nuestro staff profesional evaluará y recomendará si requiere el apoyo de mas áreas. Lo más importante es la dicha y felicidad de tu familia. No olvides que las terapias se complementan con pautas que se deben poner en práctica en el hogar.