Área de Lenguaje – Lenguaje Reflexivo y Comprensivo

El lenguaje es una herramienta que ayuda a los niños a dar el salto del conocimiento sensorial al racional, ayuda a ordenar los procesos mentales. Con el desarrollo del lenguaje, los niños empiezan a comprender, manipular y transformar los sucesos que los rodean.

El desarrollo del lenguaje no es aislado, está ligado a procesos físicos, psicológicos y sociales a los que está expuesto el niño. Las interrupciones o distorsiones en este proceso suelen tener repercusiones importantes en su maduración intelectual y psicológica.

El lenguaje cuenta con dos aspectos importantes que se desarrollan paralelamente. Por un lado, el nivel comprensivo, que nos permite entender el significado de las palabras y por el otro, el nivel expresivo, que usamos para comunicarnos.

El lenguaje comprensivo comienza a desarrollarse muy tempranamente, ya que el niño desde que nace está sometido a estímulos lingüísticos y en la medida en que la interacción con los adultos se mantiene, logra comprender lo que dicen. Es decir, antes de empezar a hablar, conoce las palabras y poco a poco, también su significado.

En cuanto al nivel expresivo, los pequeños se comunican desde su nacimiento de muchas y variadas formas, por ejemplo: a través del llanto. La comunicación no verbal también incluye sonrisas, miradas, vocalizaciones, silabaciones. Esto ocurre en la etapa pre lingüística, es decir, cuando aún no aparecen palabras con significado, pero donde claramente hay comunicación. Recordemos que el lenguaje no siempre tiene que ser hablado, para que el niño pueda comunicarse.

Alrededor del primer año, aparece la primera palabra con significado, es decir, el lenguaje expresivo oral. Las primeras palabras son habitualmente de dos sílabas idénticas, que incluyen sonidos bilabiales (realizados con los labios), por ejemplo: papá, mamá. Es tarea de los adultos significativos que el niño adquiera muchas palabras, conozca el significado de ellas y después comience a formar frases.

Hasta cerca de los 18 meses, es frecuente que los niños usen “palabras frase” u “Holofrases”, es decir, con una sola palabra entregan distintos mensajes, los cuales generalmente solo pueden ser codificados por sus personas más cercanas, pero en la medida que sus órganos fonoarticulatorios, motricidad y sistema nervioso maduran, el niño es capaz de producir e imitar nuevos sonidos.

El proceso de adquisición del lenguaje toma varios años, pero hay etapas que son más dinámicas y que al conocerlas, ayudan a los padres a guiar y participar activamente en este proceso ayudando así a su hijo.

Registra tus datos para coordinar una evaluación gratuita

11 + 6 =

¿NO HAS TENIDO RESULTADOS FAVORABLES ANTERIORMENTE?

Si vas llevando a tu familiar meses de terapias sin resultados, visítanos y solicita una evaluación gratuita. Nuestro staff profesional evaluará y recomendará si requiere el apoyo de mas áreas. Lo más importante es la dicha y felicidad de tu familia. No olvides que las terapias se complementan con pautas que se deben poner en práctica en el hogar.